Mi hijo tiene sobrepeso. Qué debo hacer?

Al momento de escribir este artículo sobre el sobrepeso en niños, les confieso que es un problema que me toca muy de cerca, ya que durante años yo sufri de obesidad y la mayoria de mi familia tiene sobrepeso, fruto de los malos hábitos alimenticios que durante tanto tiempo hemos practicado.  Aunque en la actualidad no padezco de obesidad, es una lucha constante con el sobrepeso.

Tengo una hija de 4 años, y cuando estaba embarazada, como toda madre yo tenía las preocupaciones típicas de una embarazada: que si salía completa, qué color de piel y ojos tendría, etc; pero esas no solo eran mis preocupaciones, por el contrario, en esas cosas pensaba de vez en cuando, pero lo que más a mi me daba dolores de cabeza era pensar que mi hija no llegara a tener sobrepeso, que no naciera con diabetes ni insuficiencia renal.  Mi niña actualmente a sus 4 años tiene sobrepeso, con esa edad ya tiene el peso de un niño de 7 años. Y me pregunto: Si yo la cuido tanto y la alimento adecuadamente, por qué ella está en sobrepeso? He aquí les presento lo que yo como madre estoy haciendo mal en los hábitos alimenticios de mi hija y que muchos padres también incurren en esos errores.

 

 

¿Por qué engordan los niños?. Un niño que es obeso tiene todas las probabilidades para que desarrolle obesidad en la edad adulta; la mala alimentación y la falta de ejercicio físico son los principales causantes de que esto suceda.

Un 10% de los niños, con edad comprendida entre los 3 y los 12 años sufren obesidad. El matabolismo y la composición celular se constituyen en la etapa de crecimiento. El grupo de edad con más riesgo es el de los 3 a los 5 años, ya que se trata de una franja de edad, en la que ocurre un intenso crecimiento muscular, en el que se adquieren muchos de los hábitos nutricionales que perdurarán el resto de la vida.
En este sentido, es importante que los padres den ejemplo a sus hijos a la hora de tener unos hábitos dietéticos sanos, ya que los niños desarrollan las mismas conductas que ven de sus mayores.

La nutrición equilibrada ha de estar compuesta por un 25% de proteínas -carne, pescado o proteínas vegetales-, un 30% de hidratos de carbono -pasta, arroces, cereales, y legumbres-, un 15% de grasas -aceite de oliva, frutos secos y Omega-3- y un 30% de frutas y verduras.

Se debe de evitar la comida precocinada, bebidas carbonatadas, comida chatarra, dulces y golosinas en exceso, azúcar y alimentos con aditivos y optar por una alimentación lo más natural posible.

Es muy importante que los niños realicen ejecicio físico y deportes, que eviten el sedentarismo y pasen menos horas ante el televisor, los videojuegos o el ordenador, y por supuesto que duerman al menos ocho hora diarias, por ello es primordial que realicen ejericio, para que estén cansados por las noches y duerman las suficientes horas, las cuales les proporcionarám un sueño reparador.

 

gordito